Nueva utilidad para los envases descartables

La manera en la que se gestionan hoy algunos residuos no es sustentable. Si estamos verdaderamente comprometidos con la sustentabilidad como característica fundamental de la economía futura, debemos pensar cómo impactan los deshechos en los ecosistemas.

La solución viene de la mano del concepto de economía circular. Es un modelo que toma de ejemplo a la naturaleza, donde todo se reutiliza. Lo que consideramos basura, se reconvierte, pasa por un proceso mediante el cual otros organismos lo usan como nutriente. Con la economía puede suceder lo mismo, para evitar la extracción de materias primas de una naturaleza que no es infinita, se optimizan los procesos para reutilizar los materiales el mayor tiempo posible. A la vez que se reducen los residuos que no se pueden reintegrar fácilmente, ni en poco tiempo, al medio natural.

Uno de los mejores ejemplos de reutilización para una economía circular y sustentable lo encontramos en los envases de tetra brik. Están constituidos por un 70% de cartón, un 25% de polietileno (un tipo de plástico) y un 5% de aluminio. La combinación hace que tarden muchos años en biodegradarse por medios naturales. Sin embargo, son 100% reciclables. Es decir, que los envases pueden volver a la cadena de valor reiniciando un circuito económico.Tomando en cuenta estos conceptos y lineamientos para un desarrollo sostenible, desde Serrano buscaron la manera de comprometerse en la reducción de residuos en su proceso productivo. Y, en el caso de generar desechos, buscaron reciclar, reparar o reutilizarlos. Es por eso que en ese camino decidieron inclinarse también por incorporar material reciclado y reutilizar residuos de envases tetra brik para transformarlos en recursos. Este modelo de gestión de negocio logra tener una influencia positiva en la cadena de valor.

Porque incorpora el cuidado del ambiente. Esto también incluye la búsqueda permanente de soluciones circulares a los residuos que genera la planta industrial y una revalorización de aquellos que estén en condiciones.

Una de las maneras de reutilizar los deshechos es a través de su uso como materia prima para la fabricación de muebles. Aprovechando los envases de tetra briks de sus proveedores, los convierte en placas aglomeradas T-Plak, fabricadas mediante el proceso de triturado de los envases. El valor ambiental de esta placa se encuentra en evitar la tala indiscriminada de árboles. Por cada placa aglomerada que se utiliza, se evita la tala de un árbol de quebracho de 43 años. Además, estas placas, hasta el momento, no habían tenido una posibilidad de aplicarse en productos de consumo masivo.

El uso que se les da a las placas aglomeradas es como materia prima para la fabricación de pupitres, asientos, respaldos, mesas y escritorios de oficinas. Es decir, mobiliario sustentable.

Las líneas de productos sustentables contribuyen a reducir su acumulación y a disminuir el consumo de madera. Con ellas se agrega valor a aquello que por sí solo y sin un tratamiento es considerado, simplemente, un residuo. Además, estos muebles, al igual que los tradicionales, son de gran durabilidad, por lo que se asegura un uso prolongado en el tiempo y se retrasa aún más su descarte final. Por otra parte, esta línea es un producto que por sí mismo genera conciencia en sus clientes y usuarios, puesto que es el resultado de un proceso de economía circular.

Vídeo resumen que se presento para el la 9° Edición del Premio Conciencia 2020.

Otra de las muy importantes maneras de ser sustentable es la reutilización del agua. Se logró usarla hasta en tres ciclos de producción a través de una planta de tratamiento especial. Además de estas soluciones que implicaron desarrollo logistico y tecnico, otra de las estrategias llevadas a cabo tuvo que ver con la promoción del concepto de la economía circular en la sociedad. Porque es un concepto que requiere difusión acerca de sus potencialidades y beneficios.

Para lograr este objetivo se llevaron a cabo conferencias, foros, congresos y seminarios web. Se hizo difusión de la gestión 4R: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar. Se promovió este modelo en los participantes y grupos de interés como una clave fundamental para el desarrollo sostenible. De esta manera, la educación sobre conciencia ambiental también formó parte del programa.

Funcionó como manera de hacer evidente la importancia de un proceso productivo que puede encontrar soluciones a problemas que afectan a toda la sociedad. Porque quedó en claro que una empresa forma parte de una comunidad, junto a la cual comparte los mismos valores.

Mediante la tecnología, la eficiencia y el bajo impacto ambiental se pudo crear un círculo virtuoso con impacto social para todos.

Fuente: 1° Dossier de la 9° Edición del Premio Conciencia 2020 (Link de nota)

Agregue Su Comentario